Perfect World

KM_smp-391x391

Katie Melua ha sacado nuevo disco, el séptimo de su carrera. Sus primeros álbumes, de hace ya una década, me acompañaron durante unos buenos años; luego acaecieron cosas y no encajé bien con su producción, sobre todo en los dos discos que preceden a éste. Parece que, al menos por su parte, las aguas vuelven a su cauce y este trabajo estacional se me antoja agradable de escuchar.

Pero si cuelgo hoy este tema no es por su relevancia (aunque me presente el mismo aroma de aquellas canciones), ni porque sea apropiado para las fechas que vienen, sino por la calidad del video que lo acompaña, que me parece un buen descubrimiento y que amalgama muy bien con la canción,

You’re precious
I can’t stand seeing you cry
It hurts
Watching you get what you don’t deserve
I tell myself
You don’t belong in this rough life
You should have a perfect world
You should have a perfect world

You’re too gentle
And much too quick to forgive
Every slight
And blow you’ve ever been dealt
Well who knows
If the world will ever deserve you
You should have a perfect world
You should have a perfect world

And who knows
If the world will ever deserve you
You should have a perfect world
You should have a perfect world

Es un trabajo de los prestigiosos animadores Karni & Saul.

Tower of Song

He said all men will be sailors then until the sea shall free them, but he himself was broken, long before the sky would open. Forsaken, almost human, he sank beneath your wisdom like a stone.

RVE_219531_Leonard_COHEN

Esta mañana la radio me contaba, junto a un montón de estupideces humanas, que Leonard Cohen había fallecido. Luego leía junto a un café amargo el escueto recuerdo que Julia Santibáñez le dedica en su blog y escuchaba en el trabajo su último disco.

Junto a la tristeza de su muerte nos queda el consuelo de haberlo disfrutado, de que se fue lúcido (algo que cada día valoro más) como ya lo hizo Bowie y de que, como éste, nos deja mucho para que lo recordemos. Rest in peace.

Hoy tal vez fuera un día para Hallelujah pero, como ya asomó por aquí hace mucho, escucharemos Tower of Song.

Well, my friends are gone and my hair is grey
I ache in the places where I used to play
And I’m crazy for love but I’m not coming on
I’m just paying my rent every day in the Tower of Song

I said to Hank Williams, how lonely does it get?
Hank Williams hasn’t answered yet
But I hear him coughing all night long
Oh, a hundred floors above me in the Tower of Song

I was born like this, I had no choice
I was born with the gift of a golden voice
And twenty-seven angels from the Great Beyond
They tied me to this table right here in the Tower of Song

So you can stick your little pins in that voodoo doll
I’m very sorry, baby, doesn’t look like me at all
I’m standing by the window where the light is strong
Ah, they don’t let a woman kill you, not in the Tower of Song

Now, you can say that I’ve grown bitter but of this you may be sure
The rich have got their channels in the bedrooms of the poor
And there’s a mighty judgment coming, but I may be wrong
You see, you hear these funny voices in the Tower of Song

I see you standing on the other side
I don’t know how the river got so wide
I loved you baby, way back when
And all the bridges are burning that we might have crossed
But I feel so close to everything that we lost
We’ll never, we’ll never have to lose it again

Now I bid you farewell, I don’t know when I’ll be back
They’re moving us tomorrow to that tower down the track
But you’ll be hearing from me baby, long after I’m gone
I’ll be speaking to you sweetly from a window in the Tower of Song

Yeah, my friends are gone and my hair is gray
I ache in the places where I used to play
And I’m crazy for love but I’m not coming on
I’m just paying my rent every day in the Tower of Song

Atardeció sin ti

Gala

Atardeció sin ti. De los cipreses…
a las torres, sin ti me estremecía.
Qué desgana esperar un nuevo día
sin que me abraces y sin que me beses.

A fuerza de tropiezos y reveses
la piel de la esperanza se me enfría.
Qué agonía ocultarte mi agonía,
y qué resurrección si me entendieses.

Atardeció sin ti. Seguro y lento,
el sol se derrumbó, limón maduro,
y a solas recibí su último aliento.

Quién me viera caer, lento y seguro,
sin más calor ni más resurgimiento,
gris el alma y frustrada entre lo oscuro.

Antonio Gala

Las ciudades que uno ha habitado en los libros, Luis García Montero

Tengo debilidad por la poesía de Luis García Montero. Hoy comparto aquí un texto que se nos regala desde ese estupendo blog que es Calle del Orco. Espero que les guste tanto como me ha gustado a mí.

Calle del Orco

xavier-miserachs

Los lectores sabemos hasta qué punto se vive y se revive con un libro en las manos. Somos un poco de Londres, París, Buenos Aires, Nueva York o Lima porque muchas veces hemos recorrido sus calles, entrado en sus casas y respirado su luz.
Barcelona está entre las ciudades que más he vivido. La siento mía porque en ella he pasado la infancia, he quemado en noches de copas y amor la juventud, he librado batallas políticas y he aprendido la complicidad con las realidades cotidianas de una persona madura que firma su relación pacífica con la existencia y se esfuerza por encontrar una verdad modesta, es decir, un lugar desde donde amar las cosas.
He sido niño y adolescente con Juan Marsé en la barriada de La Salud, respirando la cercanía del Guinardó y del Carmelo. Conozco por dentro una geografía humana y un tiempo de posguerra en el…

Ver la entrada original 676 palabras más

Un recuerdo

JC_Rodríguez

Hoy la prensa local local está llena de recuerdos de Juan Carlos Rodríguez Gómez, maestro de poetas. También hay reseñas en la prensa nacional. Uno más que se nos va y uno más que perdurará en el recuerdo de tantos a los que marcó. Dejo unos versos que le dedica uno de sus alumnos que, a su vez, tuve la suerte de tener como profesor aunque entonces no me percatara de lo afortunado que era.

Los senderos no son como decían:
a veces se interrumpen, o se borran,
para seguir después en otro sitio
que los mapas no traen.

Los senderos no son lo que pensábamos
ayer, de madrugada, junto al fuego.

No hay señales que digan dónde vamos,
la orientación se ha vuelto laboriosa
y hay noches que dormimos no sabiendo
la fecha o el error, las coordenadas,
a dónde iremos luego si amanece.

Nos dijeron que el camino era fácil,
nadie dijo que el sendero se borra,
que hay que seguir andando aunque nos pese,
que el cansancio será nuestra costumbre.

José Carlos Rosales Escribano

Llamada viva

Ida-Vitale

Tal vez los premios sirvan para constatar nuestra ignorancia. El Nobel suele ser un buen ejemplo, quizás aún mejor si es bien merecido. Me entero escuchando la radio mientras voy al trabajo que le han concedido el Premio Internacional de Poesía Federico García Lorca a Ida Vitale y reconozco que no había escuchado nunca su nombre. Cuando saco un rato me pongo a leer y descubro un mundo nuevo. Uno más y ya son muchos.

Es una suerte que existan los premios.

Ponerse al margen
asistir a un pan
cantar un himno

menoscabarse en vano
abrogar voluntades
refrendar cataclismos

acompañar la soledad
no negarse a las quimeras
remansarse en el tornado

ir de lo ceñido a lo vasto
desde lo opaco a la centella
de comisión al sueño libre

ofrecerse a lo parco del día
si morir una hora tras otra
volver a comenzar cada noche

volar de lo distinto a lo idéntico
admirar miradores y sótanos
infligirse penarse concernirse

estar en busca de alma diferida
preparar un milagro entre la sombra
y llamar vida a lo que sabe a muerte.

Ida Vitale, Reducción del infinito (2002).

Cuando ya no esté. Una entrevista de Iñaki Gabilondo a Neil deGrasse Tyson

Hace ya unos cuantos días encontré el vídeo de hoy en varios blogs de reconocido prestigio recomendado su visualización y divulgación. Hasta hoy no he tenido el tiempo y la tranquilidad para ello y, ciertamente, es recomendable verlo y pensar sobre aquello que nos cuenta Neil deGrasse. Sobre todo me gustó la segunda parte, cuando la entrevista se desvía de su idea original (indagar sobre cómo será el mundo futuro, de ahí el título de la serie) y se ocupa de aspectos más, digamos, terrenales.

El mensaje es claro y no me voy a repetir. Sólo añadiré una pregunta retórica: ¿Si todos (aparentemente) estamos de acuerdo en la importancia de la educación y de la ciencia, por qué seguimos otros caminos en lugar de viajar juntos en esa dirección?