En la desnuda tierra del camino… (Antonio Machado)

machado

En la desnuda tierra del camino
la hora florida brota,
espino solitario,
del valle humilde en la revuelta umbrosa.

El salmo verdadero
de tenue voz hoy torna
al corazón, y al labio,
la palabra quebrada y temblorosa.

Mis viejos mares duermen; se apagaron
sus espumas sonoras
sobre la playa estéril. La tormenta
camina lejos en la nube torva.

Vuelve la paz al cielo;
la brisa tutelar esparce aromas
otra vez sobre el campo, y aparece,
en la bendita soledad, tu sombra.

Anuncios

Recordando a Félix Grande

Y eres como un pretexto para que yo medite…

Y eres como un pretexto para que yo medite
y yo soy un pretexto de pena que te infieres,
y en medio esa tristeza de hombres y de mujeres
que es casi todo cuanto la vida nos permite;

pero tú y yo sabemos que cuando el mar se irrite,
de toda esta comedia poblada de alfileres
quedará la leyenda pequeña de dos seres
que se amaron, aunque ello jamás nos resucite;

ahora estamos logrando la imperfección, mañana
seremos el perfecto sollozo planetario,
el no ser y el no amar y el no temer, hermana;

vivir es componer una música muerta,
pero llevarle flores, rezarle así, a diario,
quizá equivalga a oírla, como si fuera cierta.

 

Para ir más allá:

Arturo de Villar, Felix Grande, el poeta del pueblo.

La noticia de su muerte en la web de RTVE, que incluye un par de interesantes documentos sonoros.

Félix Grande en Tertulias de Autor, programa de Canal Norte TV (1992).

El reposo del fuego (José Emilio Pacheco)

Jose_Emilio_Pacheco

 (Don de Heráclito)

Pero el agua recorre los cristales
musgosarnente :
ignora que se altera,
lejos del sueño, todo lo existente.

Y el reposo del fuego es tomar forma
con su pleno poder de transformarse.
fuego del aire y soledad del fuego.
al incendiar el aire que es de fuego.
Fuego es el mundo que se extingue y prende
para durar (fue siempre) eternamente.

Las cosas hoy dispersas se reúnen
y las que están más próximas se alejan:

Soy y no soy aquel que te ha esperado
en el parque desierto una mañana
junto al río irrepetible en donde entraba
(y no lo hará jamás, nunca dos veces)
la luz de octubre rota en la espesura.

Y fue el olor del mar: una paloma,
como un arco de sal,
ardió en el aire.

No estabas, no estarás
pero el oleaje
de una espuma remota confluía
sobre mis actos y entre mis palabras
(únicas nunca ajenas, nunca mías):
El mar que es agua pura ante los peces
jamás ha de saciar la sed humana.

El futuro

La librería de Chelo

julio cortazarHoy 12 de febrero se cumple el 30 aniversario
de la muerte en París
del escritor argentino -aunque nacido belga-

JULIO CORTÁZAR

y a pesar de que es mundialmente conocido por su prosa,
también escribió unos cuantos poemarios.
Por éso le dedico este miércoles de poesía.

IN MEMORIAM…

EL FUTURO

Y sé muy bien que no estarás.
No estarás en la calle,
en el murmullo que brota de noche
de los postes de alumbrado,
ni en el gesto de elegir el menú,
ni en la sonrisa que alivia
los completos de los subtes,
ni en los libros prestados
ni en el hasta mañana.

No estarás en mis sueños,
en el destino original
de mis palabras,
ni en una cifra telefónica estarás
o en el color de un par de guantes
o una blusa.
Me enojaré amor mío,
sin que sea por ti,
y compraré bombones
pero no para ti,
me…

Ver la entrada original 88 palabras más

The Light

De todo lo que antecede, parece razonablemente cierto que si existe algún movimiento relativo entre la tierra y el éter luminífero, debe ser pequeño: suficientemente pequeño para refutar por completo la explicación de Fresnel de la aberración(1).

 

 

Philip Glass compuso esta pieza para conmemorar el centenario del experimento de Michelson y Morley.

En 1887 Albert A. Michelson y Edward W. Morley realizaron un experimento que hoy consideramos clásico. Dicho experimento se concibió para detectar el “viento del éter” (ese espíritu sutilísimo que diría Newton) predicho por la teoría física de la época. El resultado del experimento fue negativo, es decir, no se encontró evidencia alguna del fenómeno buscado.

 

Interferómetro

 

Con el paso del tiempo este trabajo a pasado a ser una cita más en los libros de la especialidad, pero en su día despertó sentimientos encontrados. Unos se sintieron desconsolados con un resultado que derribaba un edificio construido con paciencia a lo largo de varios siglos. Otros no le dieron importancia alegando demasiadas fuentes de error en su realización. Y, por último, estaban los que, sobre todo en Europa, nunca habían escuchado nada al respecto pues este experimento empezó a forjar su fama a raíz del revuelo que provocó la teoría especial de la relatividad. El propio Einstein realizó declaraciones contradictorias sobre la influencia que los experimentos de Michelson tuvieron en la génesis de la relatividad especial, y que oscilan entre no hay duda de que el experimento de Michelson influyó considerablemente en mi trabajo y el experimento de Michelson-Morley tuvo efectos insignificantes en el descubrimiento de la relatividad(2).

Queda para mejor ocasión sopesar si este experimento fue tan impactante para el desarrollo de la ciencia o si su papel es semejante al de la manzana de Newton o los pesos lanzados por Galileo desde la torre inclinada de Pisa.

 

(1) Albert A. Michelson y Edward W. Morley, On the relative Motion of the Earth and the Luminiferous Ether, American Journal of Science, 3ª serie, vol. 34 (1987).

(2) Citados por Gerald Holton en su ensayo Einstein, Michelson y el experimento “crucial”.