Silencio

silencio_2

Creo que la retracción de estos intelectuales fue también un error: creyeron que no se podía hacer nada; dentro de la política efectivamente era así, pero es que dejaron de escribir sobre política, de hacer sentir su presencia independiente, de ayudar a las mayorías a formar opiniones más discretas que las imperantes. Se confunde muchas veces la superficie visible de una sociedad con su realidad profunda.

Julián Marías. España ante la historia y ante sí misma [1898-1936].

Hace ya unos cuantos años que leí por primera vez estas frases y extrañamente la sensación no ha cambiado, aunque sí que lo ha hecho el armazón que la sustenta. Como a todos, la vida me ha cambiado.

Es complicado comparar un época con otra, las circunstancias no son las mismas, pero puede que eso no modifique mucho el resultado global. La Historia se repite, me decían cuando estudiaba, y yo me preguntaba si eso no cuestionaba directamente su utilidad. Deberíamos de preguntarnos ¿Por qué se repite? ¿No podemos salir de ese círculo vicioso?

El caso es que me resulta preocupante que, pese a la facilidad y la velocidad con la que las informaciones circulan, con la que las ideas viajan por el espacio y el tiempo, parece que sólo exista una forma de hacer las cosas y que cualquier otra alternativa es, cuando menos, improductiva y se apagará en el silencio.

No es cierto que todo el mundo calle, hay voces muy sabias que siguen hablando y es de agradecer. Pongo como ejemplo un fragmento de una entrevista a José Luis Sampedro, por lo que dice y por la admiración que me despierta.

Tampoco es cierto que nadie escuche. Pondré un ejemplo personal: Un buen día me encontré un un blog con una entrada sobre la situación en Islandia. Me llamó la atención, sobre todo porque no había ni leído ni escuchado nada al respecto en los medios de comunicación tradicionales (si bien es cierto que este blog está asociado, por decirlo de alguna manera, a un periódico). Como me parecía interesante, se la remití a algunos amigos. Al cabo de unos días uno de ellos me comentó: Me ha llegado alguna otra cosa sobre Islandia, es curioso que nadie diga nada sobre eso.

Ha pasado más un mes de aquello y un chaval de dieciocho años, estudiante de derecho y ciencias políticas y aficionado al Twitter, me dice esta tarde en el gimnasio: Ahí te enteras de muchas cosas que no salen en las noticias, hay una rebelión importante en el sur de Irán (yo no tenía ninguna noticia al respecto). ¿Has oído lo de Islandia? Nadie dice nada de eso aquí.

Me queda la esperanza de que, si no callamos aunque muchas veces no nos apetezca hablar, si seguimos explicando que toda moneda tiene una cara y una cruz y muchas veces es complicado saber cuál es cuál, que hay que mirar al futuro para construir un presente digno, algún día nuestra voz será lo suficientemente fuerte como para que se sienta. Un poco de fe no viene mal para seguir navegando por este mundo, al menos su brisa nos refrescará el rostro mientras dura la calima.

Hay otras veces en las que el silencio se rompe, como cuando hay un atentado terrorista, cuando se desata una revolución o, como acaba de pasar, cuando a despertado el debate nuclear. Pero ha tenido que ser la Naturaleza la que en esta ocasión levante la voz para que todos la oigamos. ¿No sería mejor intentar hablar y escuchar desde un principio? Después, tocará actuar en consecuencia… Aunque eso me temo que es aún más difícil, pero también habrá que intentarlo.

P.D.: Resulta que hoy (3/4/2011) me encuentro en el diario El País varios artículos sobre Islandia. ¿Casualidad? Puede ser, o puede que un montón de susurros insignificantes juntos empiecen a ser audibles y no puedan obviarse.

Islandia enjaula a sus banqueros

Gente independiente

“La gente no tiene que pagar por las locuras de los bancos”

Lecciones islandesas

Always on my mind (Johnny Christopher, Mark James y Wayne Carson Thompson)

flor_amarilla_y_cielo_azul

Maybe I didn’t love you
Quite as often as I could have
Maybe I didn’t treat you
Quite as good as I should have
If I made you feel second best
Girl I’m sorry I have blind

You were always on my mind
You were always on my mind

Maybe I didn’t hold you
All those lonely, lonely times
I guess I never told you
I’m so happy that you’re mine

Little things I should have said and done
I just never took the time

You were always on my mind
You were always on my mind

Tell me, tell me that your
Sweet love hasn’t died
And give me
Give me one more chance
To keep you satisfied
I keep you satisfied

Little things I should have
Said and done
I just never took the time

You were always on my mind
You were always on my mind

You were always on my mind
You were always on my mind

Esta es una canción country grabada originalmente por Brenda Lee en 1972:

Elvis Presley la versionó el mismo año. Apareció como cara B del sencillo Separate Ways, llegando a vender medio millón de copias.

Quizás la versión más famosa, y de paso mi favorita, sea la que Willie Nelson hizo en 1982.