Everybody Hurts (R.E.M.)

When the day is long and the night, the night is yours alone
When you’re sure you’ve had enough of this life, well hang on
Don’t let yourself go, everybody cries
and everybody hurts sometimes.

Sometimes everything is wrong, now it’s time to sing along
When your day is night alone (hold on, hold on)
If you feel like letting go (hold on)
When you think you’ve had too much of this life, well hang on.

Everybody hurts, take comfort in your friends
Everybody hurts.

Don’t throw your hand, oh no, don’t throw your hand
when you feel like you’re alone, no, no, no, you are not alone
If you’re on your own in this life, the days and nights are long
When you think you’ve had too much, of this life, to hang on.

Well everybody hurts, sometimes
Everybody cries, everybody hurts, sometimes.

But everybody hurts sometimes
so hold on, hold on, hold on.

Hold on, hold on, hold on, hold on, hold on.

Everybody hurts.

You are not alone

 

“To our Fans and Friends: As R.E.M., and as lifelong friends and co-conspirators, we have decided to call it a day as a band. We walk away with a great sense of gratitude, of finality, and of astonishment at all we have accomplished. To anyone who ever felt touched by our music, our deepest thanks for listening.”

R.E.M.

In their own words: The guys share their thoughts on why now.

Comunidades virtuales

connected

Un fenómeno interesante, aún en fase de estudio etnográfico, en la era de la globalización es la formación de “comunidades virtuales”, que más bien son redes de comunicación activadas por medio de las llamadas ‘autopistas de la información’, el correo electrónico y los media multi-interactivos. Se trata especial y particularmente de ‘comunidades’ no-locales, pero asentadas en un ‘canal’ que no es un espacio sino un vínculo que une en la distancia y con tanta flexibilidad que aparentemente tanto guarda la formalidad como preserva la intimidad. No se forman con haces de interacción cara a cara, sino –¿paradójicamente?- de mensaje a mensaje. Se mantienen por reciprocidad estricta y los mensajes tienen en buena medida la virtud de dones (intercambios de programas, de recetas de uso, de información sobre lugares en la red, etc.). Tal vez se inicien por curiosidad, pero se consolidan por frecuencia mantenida, interpretable como fidelidad y en parte también por complicidad. Generan cierta exclusividad. Presumiblemente están especializadas según temas o intereses y utilizan una o varias lenguas estándar como lingua franca con la incorporación de un vocabulario técnico relativo al canal en uso. Sus miembros son identidades descorporalizadas, meras posiciones, denominadas de la forma más diversa y que hacen irrelevante la autenticidad. La actividad principal es la charla (chat), pero no por eso son necesariamente menos activas. Se diría, y parece irónico, que son casi paradigmáticamente “comunidades de habla”, pues el habla las constituye y aparentemente las relaciones sociales están absorbidas por las relaciones comunicativas (1).

(1) Wilson,S.M. y Peterson, L.C. (202) The Anthropology of Online Communities. An. Rev. of Anthropology, pp. 449-467

Extraído de: Hablar y pensar, tareas culturales. Honorio M. Velasco Maillo.

Imagen: Cultura Medellín