El psicoterapeuta como autoestopista en el reino de la psique. Una perspectiva junguiana.

El encuentro de dos personalidades es como el contacto de dos sustancias químicas, y si hay alguna reacción, ambas se transforman.

K.G. Jung

MUSEO DEL PRADO-PINTURA EL ALQUIMISTA Obra de TENIERS II DAVID EL JOVEN

 

Para inaugurar esta nueva categoría, traigo aquí una entrada procedente del blog de Heidi M. Kolb, una psicoterapeuta y psicoanalista junguiana que trabaja en Nueva York.

Algunas veces he defendido que este no es un blog sobre terapia, pero esta entrada me ha gustado tanto que merece hacerse una excepción que quizás, tal y como transcurre el tiempo, no sea la última. Puede que más adelante, con tiempo y una caña (de cerveza) me anime a traducirla.

Espero que aquellos que se animen a leerla disfruten tanto como yo lo hice un nublado día de abril, después de compartir un café bien cargado de emociones, cuando me tomaba mi tiempo para desarrollar de nuevo el sentido de mi propio entorno psíquico.

 

The Psychotherapist as Hitchhiker in the Realm of Psyche ~ A Jungian Perspective

 

Ilustración: El alquimista, obra de David Teniers “El Joven”. Museo del Prado.

Anuncios

Los campos morfogenéticos

      

Esta es una curiosa teoría, planteada por el biólogo Rupert Sheldrake en su libro Una Nueva Ciencia de la Vida. Partiendo de ideas extraídas de la corriente organicista u holística clásica, sustentada por nombres como Von Bertalanffy y su Teoría General de Sistemas o E.S. Russell, cuestiona de forma tajante la visión mecancista que da por explicado cualquier comportamiento de los seres vivos mediante el estudio de sus partes constituyentes y posterior reducción de los mismos a leyes químicas y físicas.

Sheldrake, en cambio, propone la idea de los campos morfogenéticos, los cuales ayudan a comprender cómo los organismos adoptan su formas y comportamientos característicos. Se trata de campos no-locales (no relacionados causalmente). Estos campos, según el investigador, permiten la transmisión de información entre organismos de la misma especie sin mediar efectos espaciales.  Esta teoría le fue sugerida en parte por ciertos experimentos de psicología animal donde dicho efecto parecía tener lugar. Estos experimentos, realizados en los años 1920 en la Universidad de Harvard por el Dr. William McDougall, trataban de descubrir en qué medida la inteligencia de las ratas era heredada. El Dr. McDougall medía la inteligencia, en este caso, por la habilidad de los roedores en recorrer un pequeño laberinto. Las ratas “inteligentes”, aquellas que resolvían el laberinto rápidamente, eran pareadas con otras ratas “inteligentes” y lo mismo se hacía con las ratas “torpes”. Veintidós generaciones más tarde, en vez de ser las ratas “inteligentes” las únicas más listas, todas las ratas resultaron poseer una mayor inteligencia a la hora de resolver los laberintos. Las ratas de la camada “menos inteligente” recorrían el laberinto diez veces más rápido que cualquier rata de la camada original. Otro ejemplo citado por el autor es el de los monos de la isla de Koshima (Japón). Un grupo de científicos alimentaba a estos monos con batatas o boniatos sin lavar. Una hembra descubrió que lavando la batata en el mar, además de perder la piel la molesta arenilla, éstas sabían mejor. Pronto todos los monos de la isla aprendieron el truco. Pero, y esto es lo extraño, todos los monos del continente comenzaron a lavar sus boniatos, y ello a pesar de haberse evitado el contacto de los monos de Koshima con los del resto del país.

El Dr. Sheldrake, luego de la publicación de Una nueva ciencia de la vida, realizó dos experimentos para refutar o verificar su teoría. El primer experimento fue patrocinado por la revista New Scientist, de Londres, y el segundo por la Brain/Mind Bulletin, de Los Ángeles. Ambos experimentos parecieron confirmar su teoría.

En el primero de ellos, a personas de distintas partes del mundo se les dio un minuto para encontrar rostros famosos escondidos en un dibujo abstracto. Se tomaron datos y se elaboraron medias. Posteriormente la solución fue emitida por la BBC en una franja horaria donde la audiencia estimada era de un millón de espectadores.

Inmediatamente de realizada la emisión, en lugares donde no se recibe la BBC, se realizó el mismo “test” sobre otra muestra de personas. Los sujetos que hallaron los rostros dentro del tiempo de un minuto fueron un 76 % mayor que la primera prueba. La probabilidad de que este resultado se debiera a una simple casualidad era de 100 contra uno. Según el Dr. Sheldrake, los campos no-locales, o campos morfogenéticos, habían transmitido la información a toda la “especie”, sin detenerse en aquellas personas que presenciaron la mencionada emisión de televisión.

En el experimento patrocinado por el Brain/Mind Bulletin de Los Angeles, a varios grupos de personas se les pidió que memorizasen tres poemas distintos. El primero era una canción infantil japonesa, el segundo un poema de un autor japonés moderno y el tercero un galimatías sin sentido. Tal como la teoría de los campos morfogenéticos predice, la canción infantil, habiendo sido aprendida por millones de niños durante muchas generaciones, aunque éstos fueran japoneses, fue memorizada notablemente más rápido que las otras dos alternativas.

Pueden encontrar más información sobre el tema en la página personal de Rupert Sheldrake y también en esta entrada de Earthpages.