De muros y paredes

Las sociedades al organizar el espacio también organizan otros aspectos de sus vidas por medio de él.

Honorio Velasco  .Pared

Hace unos años, cuando el tiempo era otro, descubrí el encanto de la antropología escuchando en un curso de verano de la UNED a un sabio llamado Honorio Velasco . De aquella época son algunas entradas de este blog sobre antropología cultural.y social. De su libro Cuerpo y espacio. Símbolos y metáforas, representación y expresividad de las culturas he extraído este breve fragmento:

Los límites son quebradizos, las amenazas provienen del exterior. Casa, lugar común, celo continuado en el mantenimiento de límites; rituales, señales fijas y otras de ejecución cíclica; varían en el tiempo. Llaves son símbolo duradero, permanecen en los escudos de piedra y en la mente de las gentes.

Ritualización de los límites y ritualidad rutinaria de ocupación de la casa. La estructura  interna del grupo se ve reproducida y activada en la división de espacios internos de la casa.

Relacionado con esto, hoy traigo aquí una entrada titulada Muros y paredes, que hace unos día publicó Francisco Traver en uno de sus blogs. Allí especula sobre cómo los muros que hemos levantado en los lugares que habitamos, (y el consiguiente incremento de la privacidad) ha influido en nuestra subjetividad y en sus posibles consecuencias.

Otro tema interesante (que se trata más a fondo en un muy recomendable  artículo que cita Traver) está relacionado con la formación y crecimiento de los grupos humanos. Es conocido el papel de los rumores, los cotilleos y el fisgoneo en la construcción y crecimiento de las ciudades. Ahora bien, a medida que el espacio va ganando privacidad, este fisgoneo se va dificultando y su papel de control va perdiendo fuerza:

Las paredes era una nueva tecnología que paradójicamente amenazaba la seguridad de los grupos humanos, porque quitaba de la vista y de los oídos material que era esencial para mantener la paz y la moralidad del grupo.

Espero que lo disfruten y, de paso, pueden escuchar la guitarra de David Guilmour y sentir cómo el tiempo se detiene.

Marooned (Pink Floyd)

The divison bell

 

Marooned es un tema instrumental incluido en el último disco de estudio de Pink Floyd, The Division Bell (1994). Un extracto del tema, apenas un par de minutos se incluyó también en el álbum recopilatorio Echoes: The Best of Pink Floyd (2001).

Compuesto por David Gilmour y Rick Wright mientras improvisaban en el barco-estudio de grabación del primero, está lleno de sonidos que recrean una costa solitaria.

En 1995, obtuvo el Premio Grammy a la mejor interpretación instrumental de rock, el único que la banda obtuvo en toda su historia y cuando ya hacía bastante que sus mejores tiempos habían pasado.

 

Wish You Were Here (Pink Floyd)

pink_floyd_wish_you_were_here_hands_black

 

So, so you think you can tell
Heaven from Hell,
Blue skys from pain.
Can you tell a green field
From a cold steel rail?
A smile from a veil?
Do you think you can tell?

And did they get you to trade
Your heros for ghosts?
Hot ashes for trees?
Hot air for a cool breeze?
Cold comfort for change?
And did you exchange
A walk on part in the war
For a lead role in a cage?

How I wish, how I wish you were here.
We’re just two lost souls
Swimming in a fish bowl,
Year after year,
Running over the same old ground.
What have we found?
The same old fears.
Wish you were here.

 

 

Un disco que siempre me pareció excepcional, pese a que parte de la crítica lo catalogó como demasiado ambientado y lento, pero eso es lo que me resulta más atractivo. Es el segundo disco de temática conceptual de Waters en el que las letras son un tributo a Syd Barrett, que se había dejado la banda años antes por sus problemas mentales y también una crítica a la avaricia de la industria musical. Cuentan que Barret se presentó una tarde durante la grabación de este disco en 1975, la banda interpretaba Shine On You Crazy Diamond, estaba gordo y pelado, sus compañeros no lo reconocieron y su aparición les sorprendió a todos.