Arden los sonidos en el éter

Unos van por un sendero recto,
Otros caminan en círculo,
Añoran el regreso a la casa paterna
Y esperan a la amiga de otros tiempos.
Mi camino, en cambio, no es ni recto, ni curvo,
Llevo conmigo el infortunio,
Voy hacia nunca, hacia ninguna parte,
Como un tren sobre el abismo.

Ana Ajmatova

Maven Trap

En 1945, Isaiah Berlin, filósofo e historiador de las ideas, acababa de llegar a Moscú como primer secretario de la Embajada británica. Berlin, nacido en Letonia en 1909, se exilió con su familia a Inglaterra tras la Revolución de 1917, y acabó convirtiéndose en uno de los pensadores más respetado de la segunda mitad del siglo XX.

Recién acaba la Guerra, durante una visita a Leningrado y estando en una librería, Berlin entablo conversación con un hombre que miraba unos ejemplares gastados de poesía. Resultó ser Vladimir Orlov, célebre crítico literario. Hablaron, rieron, intercambiaron historias sobre amigos comunes, sobre autores y anécdotas. Y al rato, un nombre, un nombre que cambiaría para siempre su historia, salió de los labios de Orlov: Ana Ajmátova.

Ajmatova, una de las poetas más reverenciadas de Rusia, de la URSS, era una amenaza. Durante más de 20 años fue perseguida, acosada e insultada por los hombres de…

Ver la entrada original 1.130 palabras más

El sótano de la memoria (Anna Ajmátova)

 

anna_ajmatova

 

Es absurdo que viva angustiada

y que los recuerdos me acosen.

No visito a menudo la memoria,

pero ella siempre viene a asombrarme.

Si con una linterna bajo al sótano

me parece oír cómo retumba

un terremoto en la estrecha escalera.

La interna se apaga, no puedo volver,

y sé´que voy directa al enemigo.

Pido clemencia… pero allí

en todo lo oscuro y quieto. Ya se acabo mi fiesta.

Hace treinta años que las damas despidieron

a aquel pillo que se murió de viejo…

Lástima, he llegado tarde.

Se me ha prohibido aparecer en parte alguna.

Pero toco las capas de pintura de la pared

y junto a la chimenea me caliento. Qué maravilla.

A través del moho, del aire enrarecido y el hedor

brillan dos verdes esmeraldas.

Maúlla el gato. Vamos a casa.

 

Pero dónde están mi casa y mi razón.

 

18 de enero de 1940.