El triunfo del Subsuelo

.Barrio de Cuevas Ermita Nueva

A la noche, a altas horas,

cientos de fantasmas salen del subsuelo.

Son bultos de hombres cenicientos

que se acurrucan en las esquinas.

Y esperan. Esperan

a que el sol les disipe muy de mañana

y la oscuridad les lleve de nuevo

otra noche ahí, y así por siglos.

A una cierta hora de la noche

salen del subsuelo.

Son las miradas de humo

y carne de ceniza, y sangre

de silencio hecho de un montón

de alas quemadas de mariposa.

Y levantan a veces la mano

en ademán que no sabes si es

de llamada o despedida.

Salen de la alcantarillas,

de bajo los adoquines mismo,

como una flama de agobio eterno.

Y siempre a una hora exacta, aunque sea

distinta cada día.

Son los bultos contrahechos de antiguos

hacendados, de hidalgos avarientos,

prelados lascivos, damas orgullosas,

gentes de espadón y devocionario.

Robaron, mataron, mintieron. Fueron

inmortales. Por eso la muerte no les llevó

consigo. Y quedaron así, un brazo arriba

cada noche saliendo del cieno o del asfalto.

Me dicen ven. Los ojos no se los veo.

Antonio Enrique

Anuncios

2 pensamientos en “El triunfo del Subsuelo

  1. Ayer lo primero que vi fue el título e inmediatamente recordé una novela de Julio Verne, dada a conocer por capítulos, que había leído como casi todas las de él. Se llama Las indias negras y en realidad excepto la palabra subsuelo nada tiene en común.
    Pero siempre digo lo extraño que es el cerebro en sus asociaciones.
    Lo segundo fue la foto de las cuevas, mi extraño cerebro se plantó en clase de Geografía y la profe nos explicaba cómo los primeros humanos descubrieron lugares para resguardarse de las inclemencias del tiempo ( así lo decía ella ) y a mi me encantaba.
    Luego nos habló de que muchas de ellas se habían utilizado para tiempos de guerra y escasez.
    A mi me fascinaron siempre y un día fui a verlas a Guadix y Baza. También he visto otras.
    Tengo que decir en honor a la exactitud que discrepaba del concepto que muchas de mis compis tenían de ellas. Acababa diciéndoles que despreciar lo desconocido, por el simple hecho de lo que sabían por otros, no decía mucho de ellas.
    Y como final me congratulo de volver a ver que este « Lugar en el viento », teniendo en cuenta que el viento no sabe leer como digo desde mi adolescencia, haya echado a andar de nuevo y mi cerebro hilar cosas en apariencia olvidadas.
    Mil gracias, porque disfruto mucho con ello.
    Artemisa

  2. Ya sabemos el nombre del Premio Nobel de Literatura.
    Una curiosidad…. leyendo los títulos de sus obras una me llamó la atención y resulta que habían hecho una película y la he visto.
    Qué ignorantona es una !!!!.
    Ahora he de comprar el libro.
    « Remains in the day ».
    Creo que no he olvidado el título porque, a pesar de haberla visto hace algunos años, me recordó, el mayordomo, a alguien que conocí en los comienzos de este siglo.
    Me refiero al modo rígido y adusto del concepto de la vida.
    Aunque he de decir que no puedo distinguir qué fue antes, si la película o conocer a la persona.
    El cerebro es tan extraño….
    Sea lo que fuere primero están asociados en mi memoria.
    Como resumen diré que tanto el personaje ficticio como el real son de mi agrado.
    Mil gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s