De muros y paredes

Las sociedades al organizar el espacio también organizan otros aspectos de sus vidas por medio de él.

Honorio Velasco  .Pared

Hace unos años, cuando el tiempo era otro, descubrí el encanto de la antropología escuchando en un curso de verano de la UNED a un sabio llamado Honorio Velasco . De aquella época son algunas entradas de este blog sobre antropología cultural.y social. De su libro Cuerpo y espacio. Símbolos y metáforas, representación y expresividad de las culturas he extraído este breve fragmento:

Los límites son quebradizos, las amenazas provienen del exterior. Casa, lugar común, celo continuado en el mantenimiento de límites; rituales, señales fijas y otras de ejecución cíclica; varían en el tiempo. Llaves son símbolo duradero, permanecen en los escudos de piedra y en la mente de las gentes.

Ritualización de los límites y ritualidad rutinaria de ocupación de la casa. La estructura  interna del grupo se ve reproducida y activada en la división de espacios internos de la casa.

Relacionado con esto, hoy traigo aquí una entrada titulada Muros y paredes, que hace unos día publicó Francisco Traver en uno de sus blogs. Allí especula sobre cómo los muros que hemos levantado en los lugares que habitamos, (y el consiguiente incremento de la privacidad) ha influido en nuestra subjetividad y en sus posibles consecuencias.

Otro tema interesante (que se trata más a fondo en un muy recomendable  artículo que cita Traver) está relacionado con la formación y crecimiento de los grupos humanos. Es conocido el papel de los rumores, los cotilleos y el fisgoneo en la construcción y crecimiento de las ciudades. Ahora bien, a medida que el espacio va ganando privacidad, este fisgoneo se va dificultando y su papel de control va perdiendo fuerza:

Las paredes era una nueva tecnología que paradójicamente amenazaba la seguridad de los grupos humanos, porque quitaba de la vista y de los oídos material que era esencial para mantener la paz y la moralidad del grupo.

Espero que lo disfruten y, de paso, pueden escuchar la guitarra de David Guilmour y sentir cómo el tiempo se detiene.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s