El sueño de Borges

Al igual que a Félix Molina, a mí tampoco me interesan mucho los premios y, de similar manera, también me he alegrado de que el Premio Príncipe de Asturias se le haya concedido a la Wikipedia.
Hace mucho que la Wiki forma parte de este blog, pues gusto de apoyarme en iniciativas en las que los que habitamos este planeta compartimos lo que sabemos (o pretendemos saber) con los demás sin esperar mucho más que el que otros hagan otro tanto.
Afortunadamente, hay muchas iniciativas así que demuestran que algo de social hay en nosotros (de tribal tenemos mucho).
En la entrada que aquí presento, Félix relaciona el creciente tamaño de la enciclopedia virtual con esas bibliotecas infinitas que Borges pintaba en palabras. También asoma Cortázar, ambos son viejos protagonistas de este sitio. Todo esto hace necesaria la mención.
Borges fue bibliotecario y llevó las bibliotecas a su universo fantástico, probablemente porque las amaba, porque en ellas se sentía en su ambiente, porque quizá (como a mí) le resultaran una suerte de santuario. Es probable que las bibliotecas se vean reducidas más pronto que tarde a curiosos museos en esta era digital que nos envuelve; tampoco será muy doloroso, pues los que crecimos con ellas ya no estaremos. Queda esperar que sea para bien.

félix molina

Wikipedia| VV. AA., 2001

borgespedia

No soy amigo de los premios, qué le voy a hacer: demasiados cadáveres en el armario de los mundialmente conocidos –por ejemplo, sí, esos de Suecia que huelen a pólvora–,  que nunca fueron para los escritores, directores de cine, artistas en general que más frecuento. Y categorías que todavía parecen bíblicamente excluidas del pastel, como el cómic, una nueva forma de hacer arte y literatura… con más de cien años. Soy incluso menos amigo de los premios con nombre de instituciones milenarias a las que les harían falta otros tantos milenios para ponerse al día con la dignidad que se les supone. Sin embargo, curioso misterio, me emocionó la concesión del último premio (y no sé si el primero) que le han dado a la Wikipedia.

En sus sueños, Jorge Luis Borges pobló de bibliotecas crecientes, casi orgánicas, los atlas de su conocimiento, dispersos en…

Ver la entrada original 498 palabras más

Anuncios

Un pensamiento en “El sueño de Borges

  1. Felicitarte por esta introducción, Gonzalo. Además, introduce un elemento necesario en la reflexión sobre Borges y las bibliotecas. En efecto, era bibliotecario. De las relaciones que tuvo con este “puesto” (como lo menciona algunas veces) o las descripciones paradisiacas que mantuvo con los libros que “gestionaba” extraje hace años un cuento que no quise incluir en este reconocimiento borgiano y wikipédico, esperando a la ocasión mejor de celebrar nuevamente su nacimiento, en agosto. Pero, como bien dices, y a pesar de que su trabajo conllevó también roces con la política de su tiempo, lo mucho de disfrute que se llevó de ese desempeño lo dejó plasmado en su obra. Gracias, no ya por el reblogueo y la lectura previa de la entrada, sino por esta elegante entrada tuya, un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s