Helen Keller

helen-keller

 

Nunca dobles la cabeza. Siempre sostenla en alto. Mírale al mundo directo a los ojos.