Spinoza (Jorge Luis Borges)

spinoza2

 

Las traslúcidas manos del judío
Labran en la penumbra los cristales
Y la tarde que muere es miedo y frío.
(Las tardes a las tardes son iguales.)

Las manos y el espacio de jacinto
Que palidece en el confín del Ghetto
Casi no existen para el hombre quieto
Que está soñando un claro laberinto.

No lo turba la fama, ese reflejo
De sueños en el sueño de otro espejo,
Ni el temeroso amor de las doncellas.

Libre de la metáfora y del mito
Labra un arduo cristal: el infinito
mapa de Aquel que es todas Sus estrellas.

De: El otro, el mismo

El poema recitado por el propio Borges:

 

Foto: Roel Wijnants

Epitaph (Fripp/McDonald/Lake/Giles/Sinfield)

court-crimson-king

The wall on which the prophets wrote
Is cracking at the seams.
Upon the instruments of death
The sunlight brightly gleams.
When every man is torn apart
With nightmares and with dreams,
Will no one lay the laurel wreath
When silence drowns the screams.

Confusion will be my epitaph.
As I crawl a cracked and broken path
If we make it we can all sit back
And laugh.
But I fear tomorrow I’ll be crying,
Yes I fear tomorrow I’ll be crying.

Between the iron gates of fate,
The seeds of time were sown,
And watered by the deeds of those
Who know and who are known;
Knowledge is a deadly friend
When no one sets the rules.
The fate of all mankind I see
Is in the hands of fools.

Confusion will be my epitaph.
As I crawl a cracked and broken path
If we make it we can all sit back
And laugh.
But I fear tomorrow I’ll be crying,
Yes I fear tomorrow I’ll be crying.

En 1969 vio la luz In the Court of the Crimson King, el primer disco de King Crimson, una banda mítica reinventada varias veces por Robert Fripp.

El tema que nos ocupa está dividido en dos partes: March for No Reason y Tomorrow and Tomorrow. Sirve de enlace entre las dos caras del vinilo original, además de vaticinar su final.

Es ésta una pieza triste, obsesiva y depresiva. Como el estados de ánimo en que se encontraba el autor de su letra, Peter Sinfield, cuando la compuso: “Escribí Epitaph en un momento en el que me sentía muy infeliz conmigo mismo y con mi entorno. Entonces me fijé en el mundo lo cual me hizo sentir aún peor. Probablemente habría estado leyendo los periódicos de los domingos, o algo así”. La letra está plagada de imágenes épicas sobre esa batalla que la humanidad parece condenada a perder: El muro sobre el cual los profetas escribieron está desmoronándose, …la suerte de toda la humanidad está en manos de los necios, y termina: Si, me temo que mañana estaré llorando. Al parecer, no hay nada nuevo bajo el Sol.

Según el propio  Sinfield en la canción hace clara alusión a tres nombres históricos: Virgilio, Joaquín De Fiore y Federico II (el supuesto Rey Carmesí).

En cualquier caso, historias aparte, la belleza del tema no se encuentra ni en la letra ni en la música, sino en la conjunción de todos sus elementos. Es ésta una de las obras maestras del rock progresivo, que algunos consideran a su vez el primer tema de rock gótico de la historia de la música.

Por si el video deja de estar disponible, como ya me ha pasado en más de una ocasión que voy intentando subsanar, incluyo la traducción al castellano.

Epitafio

El muro sobre el cual los profetas escribieron está desmoronándose.

Sobre los instrumentos de la Muerte,

la luz del Sol brilla con fulgor.

Cuando cualquier hombre ha roto a llorar por sus pesadillas y sus sueños,

¿No se colocará nadie los laureles cuando el silencio ahogue los gritos?

“Confusión” será mi epitafio,

al tiempo que me arrastro por un camino roto y destrozado

y, si lo hacemos, podremos todos sentarnos y reírnos.

Pero me temo que mañana estaré llorando,

sí, me temo que mañana estaré llorando.

Entre las férreas puertas del destino,

las semillas del tiempo fueron sembradas,

y regadas con las hazañas de aquellos quienes conocen y son célebres;

mortal aliado es el conocimiento,

cuando nadie limita las reglas.

Veo cómo la suerte de toda la humanidad está en manos de los necios.

“Confusión” será mi epitafio,

al tiempo que me arrastro por un camino roto y destrozado

y, si lo hacemos, podremos todos sentarnos y reírnos.

Pero me temo que mañana estaré llorando,

sí, me temo que mañana estaré llorando.

Imagen: Portada del disco, obra de Barry Godber.

El buen momento (José Hierro)

JoséHierro2ok

Aquel momento que flota
nos toca de su misterio.
Tendremos siempre el presente
roto por aquel momento.

Toca la vida sus palmas
y tañe sus instrumentos.
Acaso encienda su música
sólo para que olvidemos.

Pero hay cosas que no mueren
y otras que nunca vivieron
y las hay que llenan todo
nuestro universo.

Y no es posible librarse
de su recuerdo.

De “Alegría”, 1947.

L’aigle noir (Barbara)

Black Eagle1

Un beau jour ou peut-être une nuit
Près d’ un lac je m’ étais endormie
Quand soudain semblant crever le ciel
Et venant de nulle part
Surgit un aigle noir

Lentement les ailes déployées
Lentement je le vis tournoyer
Près de moi dans un bruissement d’ ailes
Comme tombé du ciel
L’ oiseau vint se poser

Il avait les yeux couleur rubis
Et des plumes couleur de la nuit
A son front brillant de mille feux
L’ oiseau roi couronné
Portait un diamant bleu

De son bec il a touché ma joue
Dans ma main il a glissé son cou
C’ est alors que je l’ ai reconnu
Surgissant du passé
Il m’ était revenu

Dis l’ oiseau oh dis emmène-moi
Retournons au pays d’ autrefois
Comme avant dans mes rêves d’ enfant
Pour cueillir en tremblant
Des étoiles des étoiles

Comme avant dans mes rêves d ‘enfant
Comme avant sur un nuage blanc
Comme avant allumer le soleil
Etre faiseur de pluie
Et faire des merveilles

L’ aigle noir dans un bruissement d’ ailes
Prit son vol pour regagner le ciel

Quatre plumes couleur de la nuit
Une larme ou peut-être un rubis
J’ avais froid il ne me restait rien
L’ oiseau m’avait laissé
Seule avec mon chagrin

Un beau jour, ou peut-être une nuit
Près d’ un lac je m’ étais endormie
Quand soudain semblant crever le ciel
Et venant de nulle part
Surgit un aigle noir

Un beau jour …une nuit
Près d’un lac … endormie
Quand soudain
Il venait de nulle part
Il surgit… l’aigle noir

 

Barbara, era una cantante de tintes claramente melancólicos de la chanson, que triunfó en Francia hace tiempo y que conseguía unir música y poesía como pocos.

Philippe Grimbert, en su libro Psychanalyse de la chanson, propuso una  interpretación psicoanalítica en relación con la conducta incestuosa de su padre durante su infancia, pero tampoco ha habido unanimidad entre los psicoanalistas sobre este punto, algunos ven en ella una evocación de la abandono de su padre y otros sólo la nostalgia de la infancia inocente.

Las memorias de Barbara insinúan la posibilidad de una conducta desviada paterna, pero en ningún caso establecen un vínculo con la canción El Águila Negra que, al parecer, dedicó a su sobrina Laura.

María del Mar Bonet realizó una magnífica versión. Quizás sin tanto dramatismo, dándole un aire más místico y menos trágico.

L’àguila negra

Un bon dia, o potser una nit,
prop del mar jo m’havia adormit
quan, de cop, el cel s’omple de llum
i un ocell negre surt sense venir d’enlloc.

Lentament, les ales bategant,
lentament, ell anava girant.
Prop de mi, el batec s’acabà
i, com caigut del cel, l’ocell es va aturar.

Els ulls eren de color robí
i les plomes de color de nit.
I al seu front, mil raigs de to suau,
l’ocell, rei coronat, portava un diamant blau.

Amb el bec la cara em va tocar,
el seu coll em vaig trobar a la mà.
Fou llavors que jo vaig saber qui,
imatge del passat, volia tornar amb mi.

Bon ocell, porta’m amb tu al país
d’altres temps, sigues el meu amic.
Com abans, en somnis clars d’infant,
estels i més estels collirem tremolant.

Com abans, en somnis clars d’infant,
com abans, damunt d’un núvol blanc,
com abans, tu i jo el sol encendrem
i a l’illa del record la pluja llançarem…

L’ocell negre tombà els ulls al sol,
cap al cel tot d’una emprengué el vol.

 

Para terminar, mi versión favorita, por muchos motivos y no sólo musicales. No creo que exagere al afirmar que esta es la canción más importante de mi vida: