Duelo

Esta vez cambiamos el contenido de esta sección, no presentamos un documental o una entrevista, sino un corto de animación al que aludía en un comentario a la entrada anterior. Este corto, realizado por cineasta checo Pavel Koutský, es una  sátira contra la alienación que sufrimos a través del sistema educativo que nos impone la sociedad en que vivimos. Sobre cómo pasamos de la alegría que tenemos por la avidez del conocimiento a la apatía por la imposición de éste.

Es una pena que educar se limite a dirigir, encaminar  y doctrinar y se olvide de desarrollar y perfeccionar las facultades que es, lo que a mi juicio, debería significar realmente.

El vídeo debe de ser bastante conocido, porque lo he encontrado en unas cuantas páginas. Reconozco que hasta hace unos días no tenía noticias ni de él ni de su creador (Twitter enseña muchas cosas). En cualquier caso, para mí ha supuesto un agradable descubrimiento. Espero que a los que no lo conozcáis os guste.

 

12 pensamientos en “Duelo

  1. Estoy de acuerdo con tu comentario. Por desgracia a los sistemas educativos de los diferentes países les interesa exclusivamente adoctrinar y formar ciudadanos que solo se limiten a producir y a consumir de forma acrítica. El ser humano como tal no solo no les interesa sino con una persona que piense y sienta libremente es, a mi me lo parece, un peligro para el “sistema”. La forma de vivir que nos “impone” la sociedad es inhumana y adsurda. Si la cuestionas, eres un peligro potencial o un parásito.

  2. Suponía que estarías de acuerdo conmigo. Personalmente prefiero ser un peligro potencial que un parásito. Ya sabes que la amenaza es más fuerte que su ejecución.

  3. Por supuesto que estoy de acuerdo con el contenido de lo que dices y del vídeo. Pero mucho me temo que tanto tú, Gonzalo, como Luis, estéis viviendo una época, a pesar de todo, dorada. Os llevo muchos años y a los de aquella generación siempre nos quedó algo por hacer y el sabor amargo de que algo más tendríamos que haber hecho. A veces creí que además de ser un parásito, era considerado como un peligro potencial. No se podía pedir menos.

    • Tampoco es que Luis o yo estemos recién llegados a este mundo. La sensación de que queda algo por hacer creo que siempre está presente (por lo menos en los que pensamos que estamos aquí para algo), cierto es que el paso del tiempo y las obligaciones que nos caen encima te hacen pensar que eso, sea lo que sea, cada vez resulta más complicado.

      Al menos, siempre nos quedarán las palabras.

  4. Creo que a esta entrada para dar mi opinión no tendré bastante con el recuadro y he de hacerlo en cómodos plazos de “recuadro.” El tema es muy complejo y personalmente en este asunto soy muy quisquillosa, así que espero poder hacerlo. Pero diré hoy que quejarse de lo que los demás imponen, léase la sociedad, es muy cómodo así no se asume la responsabilidad individual para consigo mismo y eso si, sin ponerse a mal con ningún otro miembro de la sociedad. Y he obviado el plurar en los verbos porque en ello no me incluyo.
    Y se me olvidaba…. lo peor es escudarse en la propia cronología para justificarse.
    ” Como siempre es mi relativa y subjetiva opinión ” . Conste que en el otro blog. se insinuaba sobre la ligereza en el hablar y de las opiniones, siendo éstas subjetivas y relativas, lo he hecho mío y por ello lo recalco a menudo, soy tan buena alumna como ignorante, por ello adoro la discrepancia, como decía mi profesora de matemáticas: ” de la discusión sale la luz ” .
    Artemisa

  5. Ciertamente delegar responsabilidades no es una buena costumbre, aunque está muy extendida. Es muy fácil decir lo que los demás deben de hacer cuando nosotros no hacemos nuestra parte del trabajo.

    Tal vez eso sea una de las primeras cosas que debamos de aprender en la vida: a asumir responsabilidades. Quizás no se enseñe, quizás no se quiera aprender o puede que ambas cosas.

    La sociedad, de ahí su nombre, debe construirse entre todos, cada cual en la medida de sus posibilidades. Eso es otra cosa que no se nos enseña o que tampoco queremos aprender.

  6. Desde niña he visto cómo la mayoría se zafa de las responsabilidades, no sólo ( con acento) hoy en día. No estamos aquí por generación espontánea, los que nos precedieron no fueron muy diferentes a nosotros. Nunca digo a nadie lo que debe hacer, para evitar que ellos me lo digan a mi. Y hay cosas que no se aprenden, como la responsabilidad, ¡¡Se Asume !! y conozco a personas que desde muy infantes lo han hecho y hoy día son unos seres excelentes, aunque no perfectos, ni falta que hace, porque la perfección como expone en la Ilíada , Homero con respecto a Aquiles, se logra sólo a costa de la humanidad del individuo. Hace años se lo dije a un amigo muy apreciado que se esforzaba por ser perfecto. He de manifestar que no quiero saber nada de perfecciones y de nuevo quiero decir que gran parte de lo que somos o de nuestras carencias de debe a nuestra pereza, a nuestra inmadurez, no hemos de achacarlo a otros. Feliz día.
    Artemisa

  7. Aquiles no era perfecto y supongo que sabía, como tu amigo, que nunca lo sería. Pero eso no es óbice para intentar cumplir con su parte del trabajo (que es vivir la vida) con dignidad. Las personas somos lo que somos por mucho que nos disfracemos de otra cosa. Quizás por eso Aquiles tomó la espada que Ulises mezclo hábilmente entre regalos y se dirigió hacia un destino que no le era propicio, pero que era el suyo.

  8. Bueno he de decir según cuenta Homero, al que como a Jenofonte uno ha de guardarse mucho de creer a pies juntillas, que Aquiles, el de los pies ligeros, era valiente y elocuente y se narran sus muchas azañas, sin embargo le dieron a elegir entre ser longevo y anodino o una vida corta y gloriosa, decidió la última, fue muerto por París. Creo que ni siquiera fue consciente de ello, claro que los miro desde mi perspectiva. De cualquier modo no me resisto a poner unos versos que Homero pone en labios de Andrómaca, esposa de Héctor, cuando éste va a luchar y que ella intuye no volverá. Dicen: ” Tu eres mi padre y mi señora madre… pero sobre todo eres el amor que florece…” Permítaseme decir que siempre me fascinaron porque en tan pocas palabras no se puede hacer un canto más certero a la vida en todos sus órdenes, la amistad, el amor, la lealtad, el dolor, la alegría y la inmortalidad. Y somos mucho más de lo que aparentamos o de lo que nos disfracemos. Es mi extravagente opinión. Y mi amigo lo sabía, pero aún así se esforzaba y esfuerza cada día y como estos personajes de Homero, entre la realidad y el deseo, piensa que la fatalidad como la complejidad y el caos lo persiguen. Eso si……. serenamente……!!
    Mil gracias por ampliar el recuadro ( creo ) esta vez me ha sobrado
    Artemisa

  9. Mil de nada. No he ampliado nada. Ni siquiera sabía que el recuadro tenía límite.

    La fatalidad, si la vemos como el destino, nos persigue a todos. Porque el destino tiene la acepción de meta y todos debemos tener una (al menos) en la vida. Pensar en la fatalidad de otra manera sería volverse protagonista de una tragedia griega y eso se lo dejamos a seres de otro tiempo. De un tiempo en que el caos no se veía como generador de orden.

    Nunca he visto en la anarquía, bien entendida (aunque sé que es difícil sólo el pensarlo), una generación de desórdenes, sino una forma de alcanzar un orden más justo para todos.

  10. Pues me he referido al recuadro en días anteriores. :-), si me me permite la sonrisa. Bueno… sólo hacía un símil sobre el concepto. Cuando un acontecimiento aciago en nuestra vida nos sacude, no sólo nos replegamos en señal de duelo sino que incidimos una y otra vez en ello, sin ver otro horizonte. No corro hacia ninguna meta, sólo vivir la única vida que tengo, eso si, de acuerdo conmigo misma. Y en cuanto a la fatalidad en la ” tragedia griega ” he de manifestar que es tan contemporánea que incluso todos los veranos se llenan los teatros que hemos heredado de nuestros antepasados represantándola. Y creo que si, que alguno, y me refiero de nuevo a los griegos de hace 2500 años, ya apuntaba que el caos generaba orden, aún cuando nadie lo expresó mejor que Ilya Prigogine( 1917-2003 ) en un libro delicioso, que mi a menudo citado amigo por aquí, me regaló hace ya una década. Y si, estoy contigo que pocas personas conocen el verdadero significado de la palabra ” anarquía ” y como me gusta decir es un verdadero sibaritismo, ( junto a la amistad ), ambas necesitan para cultivarlas una gran dosis de tenaz disciplina. Y todo en el ámbito personal. No en vano Artemisa era la diosa de los animales y las tierras salvajes, que no es sinónimo de incultivado, incivilizado y bárbaro ( palabra que hemos también heredado de ellos por el sonido que les producía el canto de algunos pájaros y también el lenguaje de los pueblos por los que fueron invadidos -bar,bar,bar,bar ) conste que eso es lo que leí siendo moza, justo es decirlo.
    Feliz día central de la semana.
    Artemisa

  11. Pingback: Más sobre el sistema educativo « Un lugar en el viento

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s