Empatía

Hace tiempo aprendí que el orden emerge del caos y espero que ocurra algo parecido con las ideas que intento reflejar, con mejor o peor fortuna, en estas entradas. La de hoy andaba perdida por mi disco duro en espera de ser rescatada.

Empathy

¿Qué entendemos por empatía? Pues se trata de una capacidad cognitiva que nos permite captar los sentimientos de otro. Dicha capacidad resulta básica en diversos contextos tanto clínicos como sociales. Es difícil hacerse una idea de lo que ronda por la mente de nuestro interlocutor si no somos capaces de captar sus sentimientos.

Hoy se entiende como una parte de la inteligencia emocional que en su día popularizara Daniel Goleman. Es pues un fenómeno claramente interpersonal. Obviamente, sentir lo que sienten los demás no nos hace compartir ideas u opiniones. Simplemente nos capacita para reconocer sentimientos ajenos (no es un trasplante de cerebro9. También tiene su contrapartida en la fobia social.

Hay que tener claro que se trata de un fenómeno distinto de la simpatía, pues éste es un proceso meramente emocional que nos permite sentir los mismos estados emocionales que sienten los demás, los comprendamos o no.

Algunos autores distinguen entre empatía cognitiva, que supone una comprensión del estado interno de otra persona, y empatía emocional (o afectiva), que involucra una reacción emocional por parte del individuo que observa las experiencias de otros y se coloca en el lugar del mismo.

Por muy natural que pueda parecer este fenómeno, no deja de resultar maravilloso: dos sistemas nerviosos separados parecen sincronizarse y modularse para producir los mismos fenómenos y originar así sentimientos similares. Esto se consigue, al parecer, cuando captamos los mensajes verbales y no verbales que otra persona nos transmite. Es algo de lo que no tenemos conciencia, pero podemos hacerlo con una precisión encomiable.

Con esto no pretendo decir que sea un proceso innato, al menos por completo, se aprende desde la infancia con la interacción que se establece entre padres e hijos. Parece ser que se desarrolla mucho mejor en aquellos que han tenido sus necesidades afectivas y emocionales cubiertas desde la infancia.

La experiencia empática resulta más fácil a medida que el conocimiento de nuestro interlocutor y de su entorno aumenta (lo que se conoce como parte empírica del fenómeno y que algunos consideran fundamental). Además, puede variar en grado, pudiendo pasar de la felicidad más intensa a la tristeza más devastadora. Esto supone que el empático se enfrenta a un mundo de emociones que no siempre es fácil de soportar. Triunfan en labores de enseñanza, asistencia sanitaria o ventas, pero también deben hacer frente a una constante fuente de estrés. Puede que esto sea difícil de entender para aquellos que no lo sientan.

La importancia de la empatía es tal que algunos postulan que la moral y el altruismo nacen de ella. Yo añadiría que también es una de las fuentes de la amistad. Bienvenida sea.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s