Adolfo Bioy Casares (La invención de Morel)

bioy1

Congregados los sentidos, surge el alma. Había que esperarla. Madelaine estaba para la vista, Madelaine estaba para el oído, Madelaine estaba para el sabor, Madelaine estaba para el olfato, Madelaine estaba para el tacto: ya estaba Madeleine.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s